¿Cómo estar cerca de Dios?

"Cercano está Dios a todos los que lo llaman, a todos los que lo llamen con verdad"

(Salmos 145:18)

Antes que nada, debemos entender qué significa estar cerca de Dios. Una persona que ORA, está cerca de Dios de una manera sin igual. Él está en contacto directo con Dios todo tiempo que ORA, en cualquier idioma que lo haga, y en cualquier lugar y estado que se encuentre: "La oración es una acción que a través de ella, se afianza en nosotros la visión verdadera (de las cosas), es decir, nuestro conocimiento de que Él conoce nuestra situación y en Sus manos está el poder para hacer con nosotros el bien, y además la oración nos enseña que no debemos pensar que (las cosas) pasan por casualidad y sin motivo"

 

La Oración es la escalera más accesible y cercana al corazón de la persona para acercarnos al Creador. Es como un "una escalera que está asentada en la tierra y su extremo llega al cielo" (parafraseando a Génesis 28:12).

Cuando la persona -un ser de carne y hueso- recita su plegaria delante de Dios, entregándose completamente a su Creador, ella eleva todo su ser, para unirse a Él. Por otro lado, debemos entender que la persona que se encuentra en un nivel espiritual alto, está por lo general, lejos de todo lo material. Sus necesidades son menores y se contenta con poco.

 

¿Quién es rico? “El que está contento con lo que posee". Su nivel espiritual le permite contentarse con lo que tiene, no tiene la necesidad de incrementar sus bienes materiales. Ella se comporta de la misma manera que Jacob quien sólo le pidió a Dios: “pan para comer y ropa para vestir" (Génesis 28:20).

Pero para poder acercarnos a Dios debemos acercarnos con sinceridad o en otras palabras con verdad. Ésta es la verdad a la cual el rey David hace referencia en el versículo que recordamos al comienzo: "Cercano está Dios a todos los que lo llaman, a todos los que lo llamen con verdad". El rey David nos enseña que esta verdad debe ser la base de nuestra plegaria. Y esta verdad es el corazón sincero que no quiere nada más que acercarse a su Dios; la oración; la única arma que tiene la iglesia de Dios.

 

Cuando Esaú y sus descendientes y el resto de las naciones salen a la guerra, lo hacen pertrechados con todas las armas que tienen a su disposición, mientras que el pueblo de Israel sale a la guerra armado únicamente con sus plegarias. Este es el ejemplo que debemos tomar del pueblo de Israel.

 

De la misma manera que un arquero estira la cuerda de su arco dándole la máxima tensión para lanzar su flecha más lejos y con mayor fuerza, asimismo mientras más acerque el cristiano "su flecha" la palabra de Dios a su corazón, más lejos llegará y más se acercará al Creador.

 

Para poder entender nuestro propósito debemos definir nuestra relación con el Todopoderoso, ya que a Él van dirigidas nuestras plegarias y nuestras alabanzas. Para poder acercarnos a Dios necesitamos Creer que hay un solo Dios en el Universo, Quien creó toda la creación y mediante Su voluntad decide todo lo que sucede ahora. Creer que Él es, fue y será por siempre; y creer que Él nos liberó de la esclavitud y nos entregó su palabra.

 

Amar a Dios., ¿Y cómo se llega a amarlo? A través del estudio de su palabra conocerá Su infinita grandeza. La persona debe tener como objetivo amar a Dios, y todos sus pensamientos y acciones lo deben llevar a lograr ese objetivo. Ella siempre debe esforzarse para adquirir la sabiduría de su palabra y así poder llegar al conocimiento de Dios.

Ser temeroso de Dios. El hombre que tiene la posibilidad de cometer alguna transgresión debe pensar que Dios supervisa todas sus acciones y le hará pagar por todas sus malas acciones. (Jeremías 17:7-10; Gálatas 6:7)

No dejarse llevar por las inclinaciones del corazón y por visiones prohibidas, como nos enseña la biblia: "… y no os desviaréis en pos de vuestro corazón y en pos de vuestros ojos" (Números 15:39; Deuteronomio 4:9; Prov. 4:23-27). Esto también se aplica a todo tipo de pensamientos ajenos a las enseñanzas de la Biblia.

 

Solamente quien está conectado todo el tiempo con Dios puede sentirse que está cercano a Él. El cumplimiento constante y permanente de sus mandamientos que no requieren un tiempo o una situación determinada para ser cumplidas es una herramienta fundamental para acercar nuestros pensamientos a la Fuente de la Vida.

De esta manera, acercándonos a Dios con verdad, realmente podremos decir que sabemos cómo estar cerca de Dios.

 

Sea Su voluntad escuchar las plegarias de todo Su pueblo. Amén.

 

Por Abiel Hernández Florez

 

Página Oficial